Cuando el azúcar deja de ser dulce… La Bioquímica de la Diabetes – Pt.2

En la primera parte de esta serie, descubrimos por qué el cuerpo necesita azúcar, la importancia del ATP (trifosfato de adenosina) y vimos cómo el cuerpo da la señal al páncreas para liberar insulina. En esta parte dos, nos enfocaremos en los fallos en la secreción de insulina, tipos de diabetes y algunas complicaciones que se pueden presentar al padecer diabetes.

Fallos en la secreción de insulina, tipos de diabetes y complicaciones al padecer diabetes

En algunas personas la secreción de insulina comienza a tener fallos a pesar de experimentar el incremento de glucosa en la sangre. Este fallo  puede ocurrir de dos maneras.

  1. Las células que producen insulina en el páncreas dejan de hacerlo totalmente (diabetes tipo I).
  2. La insulina producida es insuficiente o deja de ser reconocida por las compuertas de glucosa (diabetes tipo II).

En ambos tipos, ante la ausencia de la señal producida por la insulina, la glucosa ya no puede entrar a las células adecuadamente, lo que tiene grandes repercusiones para el organismo, pues si bien una parte de la producción de ATP puede obtenerse de lípidos y proteínas cuando son la única fuente de energía y se degradan en exceso, generan productos de desecho y tienen consecuencias indeseables (lo mismo ocurre en las dietas extremas de cero carbohidratos).

Con el consumo aumentado de las proteínas, se puede llegar hasta la degradación del músculo esquelético con la subsecuente pérdida de masa muscular, peso corporal y generación de ácido úrico que puede afectar las articulaciones.

Por otra parte, la degradación de ácidos grasos (y también de algunas proteínas) provoca la pérdida de grasa corporal, además, los productos de desecho que se generan por esta vía incluyen cuerpos cetónicos que en exceso pueden originar condiciones de riesgo como la cetoacidosis[1].

En situaciones de descontrol grave, la acidez por estas cetonas se caracteriza por un olor afrutado peculiar cuando se convierten en acetona (olor a manzana, dicen los médicos). Esto provoca que la persona sienta incrementadamente sed y ganas de orinar, náuseas, vómitos, dificultad para respirar y poner atención, confusión y disminución del estado de conciencia. Dichos síntomas deben ser atendidos rápidamente antes de provocar un coma diabético.

Además de estas consecuencias indeseables del metabolismo incrementado por proteínas y grasas, uno de los mayores riesgos de que la glucosa no pueda entrar a las células y ser utilizada, es que comienza a acumularse en el cuerpo y sus diferentes órganos, pues no está diseñada para desecharse por medio de la orina.

Es por lo anterior que en un examen general de orina la glucosa está ausente en una persona sana, mientras que en una persona con diabetes la orina se vuelve dulce (se denominó diabetes mellitus -que significa miel- cuando la orina se tenía que probar para hacer el diagnóstico).

Es de suma importancia que en una persona con diabetes se evite, en general, el aumento de la concentración de glucosa. En el humor vítreo de los ojos puede causar incrementos de la presión intraocular, glaucoma, cataratas o retinopatías que provoquen ‘manchas’ que van impidiendo la visión normal hasta llegar, en algunos casos, a la ceguera[2] [3].

En los riñones, el aumento de glucosa puede provocar un daño en los glomérulos (filtros renales) que afecte la correcta filtración de la sangre y entonces, en grados muy avanzados son necesarias filtraciones externas como la diálisis[4] [5].

En cuanto a la circulación sanguínea se ha reportado que puede afectar la integridad de los vasos sanguíneos[6] por trastornos en el metabolismo lipídico, y de esta manera generar una ateroesclerosis generalizada (acumulación de placas de grasa) que podría provocar además del estrechamiento de los vasos, dolores de pecho, ataques al corazón o derrame cerebral, en los casos severos[7].

Esto también puede impedir que la sangre llegue en cantidades correctas a las extremidades para oxigenarlas (sobre todo a las piernas); la cicatrización se ve afectada y las lesiones son más susceptibles a infecciones por bacterias u hongos. En situaciones graves se puede presentar gangrena, que si no se controla existe el riesgo de amputación de la extremidad.

De acuerdo con estudios epidemiológicos, la diabetes es la principal causa de enfermedades renales (terminales) y pérdida de visión en los países en desarrollo[8]. No obstante, la neuropatía diabética es la complicación de mayor prevalencia (60 – 70 %) en pacientes que llevan varios años con diabetes[9]. Existen varios tipos de neuropatías[10], se refieren al daño que ocurre sobre los nervios del cuerpo y provoca síntomas como hormigueo, adormecimiento, pérdida de sensación en las extremidades, dolor o calambres, alteraciones en tracto digestivo, urinario (incontinencia), en el corazón y/o disfunciones sexuales (disfunción eréctil en hombres y resequedad vaginal en mujeres), etcétera[11].

Sin embargo, las complicaciones mencionadas son de evolución lenta y tener diabetes no necesariamente implica que vayan a desarrollarse. Es por eso que, ante un diagnóstico de la enfermedad, el correcto tratamiento es vital para seguir conservando un estilo de vida sano con el que se puede cursar sin llegar a las situaciones descritas.

En la parte tres y última de esta serie, veremos qué se puede hacer para evitar las complicaciones derivadas de la diabetes.

Referencias

[1] Consultado en http://www.diabetes.org/es/vivir-con-diabetes/complicaciones/cetoacidosis.html?referrer=https://www.google.com.mx/ (consultado el 10/abril/17).

[2] Zhao D, Cho J, Kim MH, Friedman DS, Guallar E. Diabetes, fasting glucose, and the risk of glaucoma: a meta-analysis. Ophthalmology. 2015 Jan;122(1):72-8.

[3] La Retinopatía Diabética Lo que usted debe saber. Consultado de (https://nei.nih.gov/health/espanol/retinopatia)

[4] Mantenga sanos los riñones. ¿En qué consisten los problemas de la diabetes? Consultado de (https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/diabetes/prevenir-problemas-diabetes/mantenga-sanos-rinones)

[5] Enfermedad renal (nefropatía). Consultado de (http://www.diabetes.org/es/vivir-con-diabetes/complicaciones/enfermedad-renal.html?referrer=https://www.google.com.mx/)

[6] Descubren por qué la diabetes daña la capa interior de las arterias y venas consultado de (http://www.cronica.com.mx/notas/2011/557575.html)

[7] Mantenga sanos el corazón y los vasos sanguíneos. ¿En qué consisten los problemas de la diabetes? Consultado de (https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/diabetes/prevenir-problemas-diabetes/mantenga-sanos-corazon-vasos-sanguineos).

[8] Maffi P, Secchi A. The Burden of Diabetes: Emerging Data. Dev Ophthalmol. 2017;60:1-5. Epub 2017 Apr 20.

[9] Ibídem.

[10] Neuropatías diabéticas: el daño de los nervios. https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/diabetes/prevenir-problemas-diabetes/neuropatas-diabticas-dano-nervios-personas-diabetes

[11] Ibídem.

¿Qué opinas de lo que acabas de leer?

Relacionado