Momento presente, lo más importante


La tierra está viva. La tierra se ha levantado y ha sacudido hasta la última migaja sobre ella. Hoy quiero decirte que hemos dado por hecho que estaremos por un largo tiempo sobre ella, cuando la realidad es que no tenemos ninguna garantía, y este 19 de septiembre la tierra se ha encargado de decírnoslo.

Después de la tragedia, del dolor, de las pérdidas y los duelos que debemos enfrentar los mexicanos, queda algo más: ese aprendizaje interior de quienes hemos subsistido a esta terrible experiencia.

¿Sabes qué es lo más importante? ¡Que estamos vivos! Y aunque suene como un cliché, hoy más que nunca es real y cierto, y tangible como el agua o el calor. Por eso quiero compartir contigo un regalo. Este obsequio es algo que quizá hayas dejado olvidado en algún lugar de tu casa, o tal vez de tu trabajo porque no tenías tiempo de atenderlo. Pero lo traigo de regreso, porque no importa cuántas veces lo olvides, siempre lo podrás recuperar. Te regalo tu momento presente.

 

Este instante es el único que tienes. El pasado ya se fue y por más que lo pensemos, lo suframos con arrepentimientos o culpas y nos aferremos a él, nada podrá cambiarlo. El pasado está ahí, escrito en las paredes, en la tierra, en la piel. Podemos aprender de él, quizá hasta recordarlo para entendernos mejor, pero nunca cambiarlo. Por otro lado el futuro aún no llega. Sé que es casi imposible evitar preocuparnos por mañana, por lo que pasará en un mes o hacia dónde irá nuestro camino. Pero te lo repito, ni la más profunda preocupación, ni la más dolorosa angustia podrá hacer algo por eso que aún no llega. En su momento sabrás cómo ir resolviendo los obstáculos a tu paso.  Así que en este ahora sólo nos queda hoy. Este momento es el que puedes elegir para cambiarlo todo.

Hoy ama de verdad, hoy diles a tu familia y amigos que los quieres, hoy demuéstraselos compartiendo tus momentos presentes. Hoy sal a la calle y ayuda a quienes no han tenido tanta suerte como tú. Si algo nos ha enseñado esta experiencia es que hoy puedes tenerlo todo y mañana el panorama puede cambiar por completo. Qué ingenuos somos al pensar que podemos planearlo todo y que después habrá tiempo para lograr nuestros sueños y metas. Trabájalos hoy. Elige hoy ser quien quieres ser. No mañana, no en cuanto termines este proyecto o cuando estés menos cansado u ocupado. Te recuerdo que la vida se vive ahora y que si la dejas ir, probablemente no vuelvas a tener la misma oportunidad de hacerlo.

 

El momento presente implica también resolver en el momento. A veces pensamos que si dejamos que los problemas se enfríen se resolverán solos y que es mejor dejar las cosas difíciles para después. ¿Realmente es así? ¿De verdad las cosas se resuelven solas con el tiempo? Es momento de tomar cartas en el asunto y solucionar hoy, atender hoy. Para qué dejamos eso para después, ¿estamos seguros que tendremos un después?


Te invito a que experimentes tu momento presente. Disfrútalo de verdad. Dentro de cada día “rutinario” hay siempre algo diferente. Nuestra capacidad para disfrutar de  las pequeñas cosas no tiene límites. No tiene sentido estar “dormido” esperando vivir, esperando que ciertas condiciones se den o existan para ser felices.

Cuando el suelo tiembla bajo tus pies, la perspectiva cambia. Quizá pensabas que tenías todo garantizado y estable, y ahora te has dado cuenta que todo puede cambiar en pocos segundos. Es momento de dejar de pensar y empezar a hacer.

¿Qué opinas de lo que acabas de leer?

Relacionado