Chicuarotes, el escape desafortunado de los olvidados

Top, Entretenimiento

Chicuarotes, el escape desafortunado de los olvidados

>Claudia Pérez Claudia Pérez
agosto 12, 2019

El maquillaje de un payaso es como la Ciudad. Las pinceladas en su rostro reflejan el crisol de la cotidianidad chilanga, a veces con matices de colores y otras, en blanco y negro.

¡Pero mire nada más que coincidencia! ¡Usted se dirige al trabajo payasito…! ¡No voy al trabajo payasote! (sic). Este es el diálogo con el que inicia Chicuarotes, la más reciente película de Gael García Bernal que desdibuja no solo la alegría del histrión sino el drama de una sociedad desigual.

Este film se estrenó en junio, sigue en cartelera con buena aceptación de los espectadores posiblemente porque la historia es una comedia negra con la que nos identificamos en un entorno desafortunado donde la violencia se normaliza.

La narrativa de Chicuarotes se asemeja a Los olvidados de Luis Buñuel porque retrata “el crudo relato de la marginalidad […] en los arrabales, las ciudades perdidas y los barrios más pobres que existían en la Ciudad de México de los años 50”. En “Los olvidados” se muestra una ciudad que se construye en torno a la modernidad que, con el paso del tiempo se ha convertido en ese “monstruo” que con el ruido y su bullicio envuelve a sus habitantes.

Chicuarotes

Imagen de la película: “Los olvidados” de Luis Buñuel

La metrópoli es el lugar que nos hace sentir pequeños al albergar grandes edificios que abrazan y descobijan a otros pueblos como el de San Gregorio Atlapulco en Xochimilco, lugar donde se rodó la cinta Chicuarotes y nombre del gentilicio de los habitantes de esa región.

A diferencia de los matices oníricos en Los Olvidados, la trama de Chicuarotes es una fábula que nos indica que las cosas no han cambiado tanto y nos invita a reflexionar. La voz al comienzo de Los Olvidados que narra: “Solo en un futuro podrán ser reivindicados los derechos del niño y del adolescente para que sean útiles a la sociedad” es una utopía porque como si fuera una maldición que se cuece en un caldero, parecería que ser pobre, moreno, y vivir en una zona marginal, es el caldo de cultivo perfecto para todo tipo de violencia.

Sin eximir a otros sectores de la sociedad, esta desigualdad se acentúa en otros lugares no solo por la cuestión económica sino por encuentros y decisiones desafortunados donde los sueños y los anhelos no son cumplidos. El drama, la frustración y el desencanto son los ingredientes de un vaivén entre el espacio público y privado en una sinergia orgánica que refleja una problemática sistémica de la que somos corresponsables.

Los personajes de Cagalera (interpretado por Benny Emmanuel) y Moteleco (interpretado por Gabriel Carbajal) en Chicuarotes, se parecen a Jaibo de Buñuel, al organizar a su pandilla para realizar “atracos”. Todos adolescentes sin motivación, abrazos, cariño y amor.

La carga cultural y simbólica es transgeneracional y convive entre lo que significa ser originario de un pueblo o barrio y vivir en la ciudad. Una “división” que ante la expansión urbana coexiste sin el reconocimiento del otro, como el niño campesino “ojitos” de Buñuel, que es abandonado a su suerte.

Las mujeres policías que detienen a Cagalera y Moteleco es significativa porque es una doble moral que se construye mediante una herencia cultural popular tergiversada al “catafixiar” la multa por el soborno o la mentira tal y como sucede también en la escena del niño que sale a la “tiendita” a comprar la caguama de su papá (el carnicero), un hombre que se jactaba ante el pueblo al decir que estaba “curado”.

Chicuarotes es una fotografía de un pueblo que convive con la ciudad. Es entrar y salir de lo público a lo privado y viceversa, es desear escapar y volver. A veces es un espacio mágico, inocente y brillante y otras, oscuro, en blanco y negro como la película de Buñuel.

 


Referencias

Cine Premiere, (27 de junio de 2019) Chicuarotes 11/08/2019: https://www.cinepremiere.com.mx/chicuarotes-critica.html

Dancigers, O., Buñuel, L. (1950) Los Olvidados, [cinta cinematográfica], México

 

Dejanos un comentario