El verdadero monstruo es el patriarcado | LandingMX

Wednesday, November 14, 2018

El monstruo de Ecatepec no sólo es una persona es el patriarcado vivo…

Hace unos días se filtró un video de las declaraciones Juan Carlos “N” mejor conocido como el monstruo de Ecatepec, donde confirmó su participación en más de una decena de feminicidios. Desde el inicio denota la misoginia que provocó la muerte de 10 mujeres, se muestra en frases como: “Sí salgo, seguiré matando mujeres”. El cinismo de dicho personaje ha acaparado las primeras planas y la opinión pública en los medios de comunicación.

Lo preocupante aquí, no sólo son los terribles actos que ha hecho este sujeto, sino todo el discurso justificando los feminicidios cometidos, la normalización de la violencia y el eufemismo de la prensa amarillista que no quiere enfrentar al patriarcado.

patriarcado

En México, se estima que diario 7 mujeres son asesinadas, no olvidando los casos  de violación y las 500 denuncias sobre violencia sexual. El caso del monstruo de Ecatepec no es un caso aislado a estos, es una realidad desgarradora para nosotras, es una declaración de guerra contra nuestras vidas, pero,

 ¿a quién le interesa la vida de las mujeres hoy en día?, pareciera que esta clase de feminicidas no alarma tanto a una sociedad como a las feministas.

El movimiento feminista ha resonado en los últimos años y se ha fortalecido, y aunque muchos digan que solo es una “moda”, la realidad es que ha estado presente a lo largo de los años y en este camino recorrido muchas mujeres venimos reflexionando y trabajando desde una perspectiva feminista y a pesar de las trabas y el rechazo de la sociedad, seguimos en esta lucha contra distintas problemáticas que se establecen desde el punto de vista histórico, cultural, sexual, social, económico, político y cotidiano.

También te puede interesar: ¿Por qué soy feminista?

patriarcado

Y es que en un país feminicida como México, pareciera que la lucha por la vida digna  y radical  está mal vista y es señalada. Un claro ejemplo son las pintas acontecidas el pasado 28 de septiembre durante la marcha convocada por un colectivo feminista, donde la sociedad poblana siguió teniendo un sello machista, clasista y elitista. Dándole más valor a unas simples paredes que a los feminicidios suscitados y a la consigna tan importante como lo es la lucha por la despenalización del aborto, porque al parecer para esta sociedad, tan inmersa en el sistema patriarcal, las paredes tienen mayor resonancia que  las mujeres a las que se les ha arrebatado la vida de una manera atroz.

Lamentablemente el panorama del país cada vez es peor, el número de feminicidios se sigue incrementando. Es injustificable que los medios y la sociedad le den más importancia a la vida de un asesino en lugar de a las mujeres asesinadas. Para el colmo, no nos damos cuenta de la violencia y la manipulación en que estamos inmersos, no nos percatamos del machismo que estamos reproduciendo. La distracción nos llega por todos lados, en todos los medios y  la consumimos de manera tan voraz que no nos detenemos a reflexionar.

Y en vez de que un asesino misógino este en boca de todos, deberíamos cuestionarnos: ¿qué vamos hacer con todos los monstros de Ecatepec que están libres en todo el país? ¿Qué vamos a hacer para vencer al monstro más grande, llamado patriarcado? ¿Qué vamos hacer con esta rabia, con la voz de las que ya no pueden gritar?, porque en mi país es más fácil aprovecharse de la violencia que tenemos presente, del machismo, la impunidad que hemos creado como sociedad y que hemos fortalecido con el paso del tiempo.

Esperando que una persona oculte las 1796 desaparecidas en el Estado de México, Mara Castilla, los 597 feminicidios, que olvidemos el sinfín de veces que las colectivas y asociaciones feministas han exigido una alerta de género y se le ha sido negada, Mariana Fuentes,  el 46% de delitos que se han cometido contra niñas, Iraís Simón, las muertas de Juárez, Aida Herminia, las 19 víctimas en Jalisco, Sofía Baltazar, la trata en Tlaxcala, Eusebia Hernández, los 32 casos de feminicidios a menores de edad, María de Jesús, el grito de los violadores, Apolonia Contreras, Viviana García, Aidé Moreno, Clara Díaz, Dalía Ramírez, Aurora Navarreta, Virginia Morales, Neomí Guadalupe…

Y mientras tanto en mi país feminicida, nos arrebataron tanto, que ahora nos quitan la vida misma.

Tamara Blanca
Tamara Blanca se despierta todos los días con la absurda idea de hacer la diferencia en este país. Es por ello, que es docente, activista y gestora cultural. Licenciada en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, aunque a veces la llegan a confundir con una antropóloga, debido a su pasión por la investigación en la cultura, especialmente en las danzas y su simbología. Actualmente dirige la Academia de Lenguaje y Literatura en la Preparatoria Ibero Puebla, transmitiendo su amor y pasión por las letras.