Estados Unidos podría ser la siguiente potencia mundial de fútbol

Sunday, September 15, 2019
Opinión

Estados Unidos podría ser la siguiente potencia mundial de fútbol

>Jorge Negrete Jorge Negrete
julio 24, 2019

No es raro recibir miradas escépticas tanto de británicos como de estadounidenses o de propios latinos, cuando menciono la inminente posibilidad que los Estados Unidos tienen de ganar algún día la Copa Mundial de la FIFA. «Los estadounidenses no toman el fútbol en serio», acusan los británicos. «El fútbol nunca eclipsará a la NFL», insisten los estadounidenses. Los latinos, simplemente “no los ven hechos para este deporte.”

Pero habiendo vivido en los Estados Unidos durante dos años, puedo predecir sin temor que, a pesar de las reservas de quienes han intervenido en este asunto, el equipo nacional de los Estados Unidos ganará la Copa del Mundo para 2050.

En realidad, los EE. UU. ya han levantado cuatro veces el trofeo. El equipo nacional femenino ganó la primera Copa Mundial Femenina de la FIFA en 1991 y repitió el truco en 1999, 2015 y recientemente, en 2019. Además, este equipo de alto rendimiento nunca ha terminado una Copa Mundial por debajo del tercer lugar, lo cual debe ser una inspiración no solo para las futbolistas femeninas, sino para el equipo varonil también.

 

Resultado de imagen para world cup women champions

El fútbol, ​​aunque gradualmente, está creciendo en los Estados Unidos y en sus jóvenes. También se debe a la popularidad de los equipos de la Premier League como Chelsea, Manchester United, Manchester City, Liverpool y Arsenal, la cual, nunca había sido tan alta como lo es ahora.

Es increíble ver a los entusiastas de los deportes estadounidenses abrir sus billeteras para conseguir las últimas camisetas, no sólo de la Premier League, sino de los equipos locales, el cual es un gancho bien conocido por las ligas norteamericanas… el marketing debe ir de la mano al deporte. No por nada vemos estadios llenos de fans en cada juego de la liga, no importando si es un Galaxy Vs. LAFC, o un Portland Timbers Vs. Columbus Crew.

Solo es cuestión de entrar a un bar o PUB (que también están creciendo en número a lo largo del país) una tarde de sábado para ver evidencia de esto; los juegos, especialmente aquellos entre los principales contendientes al título, a menudo atraen a grandes multitudes, de las cuales las voces estadounidenses, que discuten los puntos más sutiles de la regla del fuera de juego o las últimas travesuras del jugador de moda, se elevan por encima de todo lo demás.

Estos lugares, por supuesto, dependen en gran medida de la cobertura televisiva, una de las varias formas de seguir las hazañas del equipo favorito. Habiendo alcanzado un acuerdo de tres años con la MLS a principios de este año, la cobertura de la NBC ha superado las expectativas de la compañía, con calificaciones aprobatorias desde la semana uno hasta la semana en juego, resaltando que se ha convertido en un producto de exportación, donde las transmisiones llegan a centro y Sudamérica gracias a cadenas como ESPN y FOX.

Además, gracias a la “Concachampion’s” y la recién creada Leagues Cup, hay un fogueo de los clubes estadounidenses con los de nuestra LigaMX, porque sí, ellos aún se siguen fogueando con nosotros, pero cada vez están más cerca de lograr el objetivo de vencernos.

Esto no debería ser una gran sorpresa; el fútbol es el deporte más rentable a nivel comercial en todo el planeta, con aproximadamente 1,120 millones de espectadores sintonizados a nivel mundial para ver la final de la Copa del Mundo 2018 entre Francia y Croacia. Curiosamente, 15.3% de éstos, eran televidentes estadounidenses, un 41 por ciento más que en 2014. Por supuesto, si hay una nación que sabe cómo capitalizar financieramente este tipo de popularidad, es Estados Unidos. De hecho, los partidarios de Manchester United y Liverpool deberían saber esto más que nadie; los dos equipos más exitosos en el fútbol inglés son financiados por propietarios estadounidenses.

Resultado de imagen para manchester liverpool owners

Además, en la figura de David Beckham, Estados Unidos tiene un icono para elevar el perfil de su juego doméstico. Menos de un año después de que el ex capitán de Inglaterra y Los Ángeles Galaxy anunciaran su retiro del juego, Beckham se dijo listo para comprar una franquicia de la MLS en Miami. Quizás su poder de estrella, así como sus conexiones indudables en el juego, puedan ayudar a ampliar el alcance y la calidad de la Major League Soccer en los próximos años.

Sin duda, el mayor signo de lo que está por venir se encuentra en las escuelas secundarias de la nación americana, específicamente en sus campos. Más y más publicaciones de goles están surgiendo en todo el país y, según un informe de la Asociación de Fabricantes de Artículos Deportivos, el fútbol ha sido el deporte de escuela secundaria de más rápido crecimiento desde 1990. Siendo más del doble, el número de jugadores jóvenes hasta ese momento, nunca visto.

Sin embargo, no se encuentra entre los cuatro deportes más populares (baloncesto, béisbol, fútbol americano, hockey sobre hielo) a nivel profesional, o entre los más practicados entre adultos. Gran parte de la participación en el fútbol se da en jóvenes en edad escolar y mujeres, aunque la práctica del fútbol a nivel profesional y su popularidad en general ha venido en crecimiento en los últimos treinta años.

Si los niños son el futuro del hermoso juego en los Estados Unidos, entonces el futuro del fútbol de la nación es ciertamente brillante.

Según varias encuestas, el fútbol es el cuarto deporte en popularidad en el país, por detrás del fútbol americano, baloncesto y béisbol, superando al hockey sobre hielo en 2006. Alrededor de 24,4 millones de personas juegan a fútbol en el país, el 30% de las casas del país tienen al menos un miembro que juega fútbol, es el segundo deporte solo superado por el béisbol. Hay más de 4,000,000 de jugadores afiliados y 9,000 clubes.

Imagen relacionada

Si los niños son el futuro del hermoso juego en los Estados Unidos, entonces el futuro del fútbol de la nación es ciertamente brillante. Observando detenidamente los juegos de la MLS durante los últimos dos años y medio, he calificado cientos de artículos que hacen referencia al modelo a seguir perfecto del estudiante o prospectos para la liga.

Con frecuencia aparecen dos nombres: Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Por supuesto, a diferencia de los máximos ganadores de balones de oro en Europa, la cosecha actual de internacionales estadounidenses no se basa en una habilidad inmensa sino en la destreza física, una característica que los detractores han criticado como «unidimensional». Sin embargo, lo que estos críticos podrían estar olvidando, y lo que he encontrado durante mi tiempo de juego ocasional en este lado del planeta, es que los futuros futbolistas de los EE. UU. están siendo impactados positivamente por los conocimientos técnicos de un creciente grupo demográfico: los latinoamericanos.

Los mexicanos y otros inmigrantes latinos a menudo traen consigo el amor contagioso de un estilo fascinante de fútbol único en América Latina. De hecho, se cree que varias estrellas del fútbol estadounidense en ascenso son de origen mexicano y, que están, en los planes de Gregg Berhalter en el actual proceso mundialista rumbo a la Copa Mundial de 2022 en Qatar.

Tal vez como una señal de lo que vendrá, algunos de estos prospectos como Juan Pablo Torres, centrocampista del Lokeren de Bélgica que ha sido comparado con el ex Arsenal ​​Cesc Fábregas, e incluso, jugadores reclutados por el Bayern Múnich, Colonia, Ajax u otro grande de Europa, como es el caso de la incorporación de Christian Pulisic (20 años) al Chelsea. El ex atacante del Borussia Dortmund ya es un fijo con la selección y se convirtió en el traspaso más caro (64 millones de euros) no sólo en la historia del fútbol EE.UU sino de toda la Concacaf, superando a cualquier jugador mexicano.

La transición de los EE. UU. a la superpotencia del fútbol no se realizará de la noche a la mañana, y habrá muchos que se reirán de tal predicción. En 30 años, estoy convencido de que una buena parte de estos críticos se reirán no con burla, sino con júbilo.

 

Dejanos un comentario