La inutilidad de ganar en los premios Grammy | LandingMX

Monday, March 25, 2019
Cultura

La inutilidad de ganar un premio Grammy

>Jorge Maldonado Jorge Maldonado
febrero 15, 2019

Los premios Grammy se entregaron el pasado 10 de febrero en la ciudad de Los Angeles, California. Estos premios entregados por la  Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación de Estados Unidos, fueron creados para convertirse en sinónimo de calidad y prestigio musical se encuentran atravesando una de sus peores crisis de audiencia y credibilidad durante los últimos años. Y es que debido a los movimientos surgidos a causa de la ola de demandas por igualdad racial y equidad de género, que ha arrasado a toda la industria del entretenimiento desde hace un par de años, los viejos paradigmas, que antes se aceptaban como inmutables, están siendo sometidos a una intensa crítica y revisión.

Y más a fuerza que por gusto, los principales dirigentes de la industria han tenido que aceptar que los cambios son inevitables, si es que quieren seguir culturalmente vigentes como “autoridad” musical en tiempos de You Tube y Spotify.

Sin embargo, a pesar de los tiempos, la Academia que otorga el Grammy no ha sido capaz de apretar el paso para llegar a la ceremonia de este año y lograr el cometido. Esto principalmente a que la entrega de premios se ha caracterizado desde hace décadas por otorgar el reconocimiento a artistas que no necesariamente han representado a lo mejor de la música según el año de premiación. Y peor aún, han ignorado a aquellos que sí han logrado un impacto verdadero en la cultura musical de quienes los escuchan. Como ejemplo, podemos mencionar casos como el de Led Zeppelin, Diana Ross, Snoop Dogg, Bob Marley, Queen, Depeche Mode, Oasis, The Strokes que nunca han ganado un Grammy.

A esto le sumamos el factor del proceso de votación para seleccionar a los nominados y ganadores por parte de los 12,000 miembros de la Academia facultados para esto, el cual es muy confuso y difícil de predecir ya que cada uno de los miembros puede escoger 5 artistas para ser nominados dentro de su área de especialización, la cual puede abarcar hasta un máximo de 20 categorías, y emitir un solo voto dentro de la misma cantidad de categorías para elegir al ganador de cada una de ellas. Para hacerlo aún más complicado, hay que tomar en cuenta que las 84 categorías oficiales del Grammy hasta el momento, no son compatibles entre sí.

Imagen relacionada

El problema radica en que, aunque cada género tiene su propia categoría, los artistas del mismo rango de popularidad y nicho compiten por un premio; para escoger al ganador de las 4 principales categorías (Mejor Albúm del Año, Mejor Grabación del Año, Mejor Canción del Año y Mejor Artista Revelación) todos los géneros pueden competir entre sí, haciendo que el criterio usado para definir al mejor de los nominados los obligue a anteponer a un específico genero musical sobre otro. Por lo que para muchos artistas comprometidos con su música y no con las listas de popularidad o las ganancias por ventas, el criterio utilizado no es otro más que la popularidad e impacto económico en el mercado del género y del artista nominado, y no la calidad de su trabajo.

Por si no fuera suficiente, a la lista de cuestionamientos sobre la credibilidad del Grammy, le añadimos el tema de la discriminación clara a ciertos géneros de origen negro como el Hip-Hop y el R&B, los cuales a pesar de ser los más populares en los últimos 6 años, y tener material de talento y calidad incuestionable, se les ha privado del premio ganador de las cuatro categorías más importantes a sus principales interpretes de manera sospechosamente continua. Aunado a esto, tanto en la industria musical como en la ceremonia en sí, la representación femenina detrás de los reflectores es increíblemente baja. Un estudio de la Universidad del Sur de California, informó que de las 633 canciones en el Top 100 de la lista Billboard de los últimos 10 años, solo 3 están acreditadas a autoras femeninas y de los 1,455 artistas que comparten créditos en esas canciones, solo el 17.1% son mujeres.

Debido a estos escenarios, la Academia para este año trató desesperada y torpemente de mitigar las desigualdades aumentando el número de miembros votantes para tratar de dar más variedad a las nominaciones. También aumentó de 5 a 8 el número de nominados a Mejor Albúm del Año, el cual fue otorgado a la artista country (género muy popular en Estados Unidos) Kacey Musgraves por su albúm Golden Hour. Para rematar, este intento fallido de inclusión, la academia le otorgó los premios a Mejor Canción del Año y Mejor Grabación del Año al trabajo del artista Childish Gambino en la canción This is America, la cual denuncia abiertamente en su video musical,  la discriminación por racismo del que son víctimas los ciudadanos negros en Estados Unidos. Sin embargo, en una clara manifestación de rechazo a todo lo que intenta representar el Grammy, Danny Glover el artista detrás del seudónimo Childish Gambino ni siquiera asistió a la ceremonia a pesar de estar nominado a las dos más importantes preseas.

Resultado de imagen para childish gambino

En concordancia con este postura, los artistas de origen negro más grandes de la industria musical en estos momentos como Jay-Z, Beyoncé, Kendrick Lamar y Rihanna, se negaron a asistir a la ceremonia de los Grammy, mientras otros como Taylor Swift y Ariana Grande atribuyeron su ausencia a problemas de agenda y diferencias creativas con los organizadores de la ceremonia. Con estas ausencias, queda claro que existen artistas que ya no creen en el criterio de la academia y que por consecuencia los premios otorgados no les interesan, socavando la reputación de la Academia como fuente creíble de crítica musical. Tal como lo menciono Drake al subir al escenario a recibir su premio a Mejor Canción de Rap, el Grammy no es sinónimo de éxito y no debería de ser ni siquiera una meta en la carrera de los artistas, tal vez nunca lo ha sido. Incluso existe una creencia supersticiosa que dice que quien gana el premio a Mejor Artista Revelación se condena al estancamiento e incluso olvido de su carrera.

Resultado de imagen para drake grammy

En resumen, son tiempos difíciles para la Academia de Grabación ya que el avance de las nuevas tecnologías pone al alcance de muchas personas la posibilidad de grabarse a sí mismas, producirse, publicarse, promocionarse y distribuirse, sin necesidad de un gran sello discográfico. Por lo que el modelo en el que se basa la entera premiación poco a poco pierde vigencia ya que éste se construyó en los tiempos en los que los grandes sellos tenían el control absoluto de la producción y distribución musical.

La buena música puede provenir de un artista reconocido o de un cantante o músico que sube su video al internet. El prestigio en la música se puede obtener de muchas más formas y fuentes distintas, por lo que esperar obtener un premio de una academia que intenta fallidamente etiquetar, clasificar y premiar un arte tan universal como lo es la música, no tiene sentido, incluso es inútil.

Si los Grammy quieren sobrevivir al cambio generacional, deberán implementar un ejercicio de humildad y reformar todo su criterio para otorgar su reconocimiento, aunque la verdad sea dicha, el problema real es que a los artistas de nuestros tiempos realmente ya no les interesa.

Dejanos un comentario