Las reflexiones existenciales de Borges sobre los logros de la humanidad

Wednesday, July 24, 2019
Cultura, Perspectivas

Las reflexiones existenciales de Borges y la historia de la humanidad

>Roberto Orozco Roberto Orozco
abril 24, 2019

«Quien ha entrevisto el universo, quien ha entrevisto los ardientes designios del universo, no puede pensar en un hombre, en sus triviales dichas o desventuras, aunque ese hombre sea él. Ese hombre ha sido él…”

Fragmento de ”La escritura de dios”,Libro “El Aleph”, Jorge Luis Borges

¿Qué se puede decir que no se haya dicho ya sobre Jorge Luís Borges?, más aún, ¿qué puede decir alguien como yo sobre uno de los mejores escritores en lengua española que haya existido en la historia de las letras universales?. No demasiado, salvo aquellas reflexiones que la lectura de su obra de ficción me ha dejado desde niño, aún ahora que lo vuelvo a leer como adulto.

Me ha dejado la grata sensación de estar frente a un hombre de letras que sabía escribir sobre el ser humano desde la perspectiva de la existencia misma. Y es que el señor Borges tenía respuestas para todo, respuestas que vienen encriptadas en sus narraciones fantásticas y que zanjarían muchas discusiones, de esas que son intrascendentes y banales.

Imagen relacionada

Los aficionados al arte suelen protagonizar discusiones incendiarias sobre este tema en las redes sociales. Los cuales suelen defender apasionadamente la obra de tal o cual escritor, pintor, cineasta o artista,  por encima del trabajo de cualquier otro creador similar, aludiendo la genialidad y unicidad de la obra y su autor. Sin embargo Borges nos dice que, si al ser humano se le concediera el tiempo suficiente, cada uno haría todas y cada una de las cosas que la humanidad en su totalidad hubiera ya hecho en el pasado o que estuviera por hacer; como lo plasma en el cuento “Pierre Menard, autor del Quijote”. Bajo ese sentido ¿qué mérito tiene un artista por la creación de una obra?, quizá lo único que merece cualquier artista del planeta es tan solo una sincera expresión de sorpresa por parte de sus congéneres por el hecho de haber sido aquel a quien se le ocurriera primero la hechura de aquella obra, ¿pero mérito?, ¿cuál mérito?. Borges nos habla con esto del sentido máximo de la humildad, el darnos cuenta que lo que hacemos en vida bien lo podría haber hecho cualquier otro ser humano en otro tiempo o lugar. Lo importante no es lo hecho y sus alcances sino el mero acto de hacerlo, la acción que lleva a algo.

¿Qué sentido tiene entonces decir que Picasso tiene más mérito que Monet, o que Borges es mejor escritor que Yuya, o que la película de Roma es mejor que todas las películas mexicanas que se han hecho en la historia del cine mexicano? Considerando que todos los hombres podrían hacer todo lo que la humanidad hizo y está destinada a hacer entonces las afirmaciones anteriores serían falsas y ciertas al mismo tiempo, y en ese sentido son algo intrascendentes y vacías como temas de discusión.

Resultado de imagen para pierre menard autor del quijote

Otro ejemplo son las graciosas ocurrencias de bautizar como “verdades históricas” a investigaciones a modo sobre crímenes que marcaron nuestra realidad o de poner bajo la luz pública verdades como que Hernán Cortés era un genocida que solo vino a explotar nuestros recursos naturales y subyugar a nuestros pueblos indígenas. Borges nos habla en el “Tema del traidor y del héroe” de cómo la historia humana se pierde en lo infinito del tiempo, donde héroes y traidores se confunden al cabo de las décadas y de los siglos, incluso milenios. Para Borges la verdad histórica no existe, nadie posee la verdad, la historia no es más que una gran puesta en escena en donde los traidores fueron a veces héroes y lo héroes también traicionaron. Entonces que sentido tiene el discutir sobre la veracidad de la historia, cuando son los hechos del presente los únicos que importan para aquellos que estamos vivos. Si nos dispusiéramos a hacerlo podríamos ejercer alguna influencia en este mundo tangible en el ahora.

La historia es una gran farsa que ha sido escenificada siempre por la gente a la que tontamente les otorgamos la responsabilidad sobre nuestras propias vidas. Justo esto es lo que podemos leer entre líneas en “La Lotería en Babilonia”, donde el pueblo Babilónico le entrega la administración del destino personal a los juegos de azar de una extraña y oscura institución llamada “La Compañía”, institución que puede o no existir, pero que el pueblo prefiere creer que existe antes de aceptar la responsabilidad sobre sus actos, ¿acaso no sucede eso actualmente?, ¿acaso no es más fácil pensar que un partido político, una organización multinacional, los reptilianos, nuestros padres o un dios sin nombre, son los responsables de nuestros aciertos y faltas, de cada uno de nuestros traumas y de todos los problemas cotidianos?.

 

Borges escribió cerca de 69 narraciones de corte fantástico, esto sin contar sus ensayos y toda su poesía que son tema a parte. En 69 narraciones – más algunas que quizá aún no se han descubierto o no han visto la luz, hay más tiempo que hombres en el mundo y todo puede pasar- Borges nos habla de cosas tan actuales como lo puede ser el primer ser humano que tomo consciencia de su propia existencia.

Por que Borges sabía, y sabía muy bien.

 

Dejanos un comentario