París - La ciudad de las luces y el amor | LandingMX

Wednesday, November 14, 2018
Literatura

París – La ciudad del amor

>Bárbara Rivera Bárbara Rivera
febrero 01, 2018

Estás en París saliendo de un centro comercial cuyo nombre no recuerdas.

Tienes al perro de tu amiga jadeando desesperadamente a un lado.

Caminas para poder encontrar tu auto pero no tienes la menor idea de dónde rayos está Rue de Seine. Caminas dos, tres cuadras.

El perro sigue jadeando y encuentras a una mujer parada frente a una vitrina observando productos de belleza junto a dos jóvenes menores que ella. No tan alta, tiene tez blanca, cabello castaño claro y delgada. No te das tiempo de calcular su edad y le preguntas en tu jodido francés básico dónde queda Rue de Seine. Ella te explica con su perfecta pronunciación y no le entiendes.

Sabes que es “para allá” porque mueve su mano hacía la izquierda y…

Follow me– te dice un poco desesperada.

Asimilas que aquellos jóvenes son chamaquitos y probablemente son sus hijos. Ya le calculas unos treinta años, quizá.

El perro, sigue jadeando mientras ella te lleva hacia el estacionamiento de un hotel y te explica, en inglés, que uno de sus hijos está buscando productos de limpieza facial. ¿A ti que carajos te va a importar? Sin embargo, le sigues el ritmo sin titubear.

Al llegar a su coche le dices que el tuyo está a una cuadra de aquel estacionamiento. Ella no te hace caso y contesta su teléfono. ¡Carajo, habla español!

Al colgar, sus ojos se encuentran con los tuyos y te sonríe.

-¡Hablas español!- Le dices quedando como idiota.

Ella ríe. ¡Pero qué hermosa sonrisa, que bellos ojos color marrón! Lo que no habías visto antes, lo ves ahora y a ella le pasa lo mismo.

París

 

Bajan del estacionamiento para buscar tu coche, abres la puerta trasera para subir al perro y se suben los dos en el asiento delantero.

Te toma de la mano, te mira y dice algo que no puedes recordar. Te besa en la mejilla, un centímetro de la oreja, tan cerca del alma. Sientes como tu corazón bombea y tu espíritu se enciende.

-Es ella- te repites.

Pones el coche en marcha mientras sostienes su mano y volteas a verla en ocasiones. Ella sonríe. Te sonríe porque en ese momento solamente te quiere a ti.

Escuchas una alarma a lo lejos y abres los ojos. El calendario indica que es veintiuno de abril del 2015 y son las ocho de la mañana.

Le mientas la madre al mundo porque has conocido al amor de tu vida y no sabes su nombre, su edad, si es casada, de dónde es o si realmente existe.

Solamente te quedan las ganas de volver a dormir con la esperanza de soñarla de nuevo pero no puedes porque debes levantarte para ir a trabajar.

Bárbara Rivera
Estudié Comunicación en la Universidad Iberoamericana de Puebla buscando la mejor manera de darle voz al silencio. Pasé de la actuación en obras de teatro a escribir artículos para Medieros de la Jornada de Oriente y terminé en el camino de la literatura. Colaboré en el libro Cuatro mujeres: Cuatro pasiones, a cargo de Cristina Jarque y escribiendo textos para algunas fanzines. En mis tiempos libres me gusta fotografiar lo que la rutina esconde, escribir mis sueños para convertirlos en cuentos y componer canciones. Actualmente cuento con un diplomado en Gestión Cultural y laboro en un estudio de arte. Creo fielmente que el arte es un excelente antidepresivo.