Pasión por la danza - Claudia Silva Accatini | LandingMX

Cultura

Pasión por la danza – Claudia Silva Accatini

>Landingcrew Landingcrew
abril 21, 2019

El 29 de abril se celebra el Día Internacional de la Danza, para celebrarlo entrevistamos a dos maestras de esta disciplina, en esta ocasión te contaremos la historia de Claudia Silva Accatini, quien es directora del área de Danza Clásica de la Academia Municipal de Danza de Quillota en Chile.

Inicios y el amor por la danza

 Claudia Silva comenzó a bailar cuando tenía 14 años de manera fortuita, cuando acompañó a una de sus amigas a una audición la ciudad costera de Viña del Mar en Chile. A partir de ese momento, Claudia se enamora de la danza, cuando cumple 18 años, tiene que tomar la decisión sobre qué estudiar, sin embargo, danza solo se podía estudiar en Santiago, la capital de Chile, situación que no estaba dentro de sus posibilidades, es por lo que decide estudiar Pedagogía, mientras, sigue practicando danza en otras academias a la par de sus estudios universitarios. Claudia termina su carrera y comienza a trabajar como profesora de colegio, en ese tiempo practicaba danza y se preparaba para ser instructora de ballet; en ocasiones daba algunos talleres de danza en colegios, pero esta actividad no era regular.

Claudia Silva

La Academia de danza en Quillota

En 2015, Claudia llega a dar clases debido a que una profesora conocida no podía seguir, misma que la puso en contacto con la directora de academia de danza moderna. Claudia se había preparado para ese momento, anteriormente había impartido clases en el ballet de Viña del Mar a nivel infantil y complementaba su formación viendo videos y tomando prestados libros de técnica clásica, así también asistiendo a talleres con profesores extranjeros y algunos viajes a Buenos Aires, en donde el mundo cultural está más desarrollado.

En ese momento, ella comenzó impartiendo clases de técnica académica, que es la base de cualquier otro estilo de danza y fue en ese mismo año, que decide dejar la enseñanza escolar para convertirse en profesora de ballet de tiempo completo.

En ese mismo año, le ofrecieron formar un grupo de ballet clásico que comenzó solo con 15 alumnas en los tres niveles que se imparten. Actualmente, son 70 alumnas las que acuden a sus clases.

El Boom de la danza en Quillota

 Quillota es una ciudad perteneciente a la Región de Valparaíso, a unos kilómetros de la ciudad patrimonio de la Humanidad, Valparaíso. Esta municipalidad, desde hace 15 años incorporó el programa de danza moderna y contemporánea y desde hace 5 años, el programa de danza clásica, a cargo de nuestra entrevistada.

Después de 15 años, los resultados son evidentes, el número de alumnos se ha incrementado y los vecinos de la municipalidad son más proclives a disfrutar los eventos culturales que realizan en los centros culturales.Claudia Silva

La asistencia a los eventos de danza son los más altos y siempre va mucho público, más de 250 personas, esto obliga a que se programen dos funciones en horario separado para presentarlo a más personas.

La danza como elemento de cambio

A lo largo de estos 5 años, Claudia se ha dado cuenta de los beneficios de la enseñanza de esta disciplina, ha notado cambio en los alumnos, mejor trabajo en equipo entre ellos y también crecimiento personal ya que los alumnos se hacen más autónomos, mejoran su conducta, disciplina y son más estructurados para cumplir con todas sus responsabilidades.

 Asimismo, a través de la danza, Claudia ha identificado un mayor desarrollo psicomotriz en sus alumnos, lo cual es fundamental para el desarrollo de los futuros bailarines. La estructura de una clase de ballet, nos cuenta, ayuda a activar conexiones cerebrales que no se dan en otras áreas artísticas y esto puede prevenir el Alzheimer.

Claudia Silva

Retos e inquietudes

 Lo que Claudia encuentra más complicado es lidiar con los padres de las alumnas, hacerles ver que la danza no es solo una actividad de esparcimiento, sino que es parte del desarrollo personal de sus hijos.

Para ella sería ideal que los ensayos duraran más de 1 hora diaria, al menos 1.5 h, ya que con eso, los resultados en los alumnos serían mucho mejores, ya que, el gran objetivo sería que alguno de sus alumnos hiciera pruebas en alguna de las grandes compañías de ballet en Chile.

Pero para Claudia los retos siguen, quiere seguir estudiando y asistir a talleres para lograr tener en algún momento un elenco estable de al menos 10 bailarines en Quillota y por medio de todo esto, que se le dé más valor a la danza que se lleva a cabo fuera de Santiago, en donde hay mucho talento, pero no se conocen porque no hay difusión.

Claudia

Algo que estaría perfecto para ella es que algunos de los bailarines del Ballet Nacional de Chile (BANCH) o del Teatro Municipal de Santiago fueran al centro cultural de Quillota para dar algunas pláticas, esto incentivaría a que sus alumnos siguieran con la carrera de bailarines.

La despedida

Para finalizar, Claudia nos cuenta que su mayor deseo es que la danza tenga un espacio más importante en Chile, que llegue a todos los rincones del país y esto solo se puede lograr por medio de educación, pero también del impulso de las personas. Es así como ella ha notado que, en 4 años, el sector cultural ha crecido[1], pero también es evidente que la sociedad ha generado ese cambio, a lo largo de Chile, es muy normal ver a chicos bailando en espacios abiertos, diseñan coreografías, y su vestuario, seguramente hay competencias que ellos mismos organizan, todo auto-gestionado.

Claudia

Es así como dejamos que Claudia regrese a Quillota para seguir con su labor en el mundo del ballet, pero pronto tendremos más noticias de ella.


Notas

[1] El 13 de octubre de 2017, el gobierno de Chile crea el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el cual comienza sus funciones el 1 de marzo de 2018.

 

 

Dejanos un comentario